domingo, 30 de septiembre de 2012

La Velocidad en el Habla como Herramienta de Comunicación



La voz es uno de los instrumentos más importantes en la comunicación y, emplear una velocidad adecuada, hará que esa comunicación sea fluida y nuestro mensaje llegue correctamente al receptor.

Hablar muy rápido puede hacer que el receptor pierda parte del mensaje

A la hora de hablar con nuestro interlocutor, es primordial mantener una velocidad equilibrada, ni demasiado veloz ni demasiado pausada.


Aunque, adaptar la velocidad de nuestro discurso (tempo de elocución) a la de la persona con la que hablamos, es una buena técnica para conseguir una mayor atención por su parte.


Veamos a continuación un esquema de cómo adaptar el ritmo de nuestro discurso:






Una persona que habla muy deprisa probablemente desconectará si le respondemos excesivamente despacio y, por el contrario, una persona de hablar pausado, no entenderá todo lo que le decimos si hablamos muy deprisa, perdiéndose parte de la información. 

Un discurso muy lento puede aburrir al interlocutor

Una buena velocidad media de elocución en conversaciones personales sería de 140-150 palabras por minuto y de 100-120 en comunicaciones telefónicas.  Aunque, estas velocidades, dependerán de nuestra personalidad, del intelocutor y de las circunstancias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?