miércoles, 26 de septiembre de 2012

Precaución con las Comisiones Bancarias para Ahorrar

Las transferencias e ingresos de efectivo pueden tener comisiones que hay que negociarA la hora de contratar una cuenta corriente en un banco, uno de los puntos más importantes que debemos tener en cuenta, es el de las comisiones

Las comisiones pueden suponernos mucho dinero al cabo del año y es necesario mirarlas con lupa, mucho más desde que entró en vigor la Orden EHA/2899/2011, de 29 de abril,  por la que se ha liberalizado la fijación de comisiones y, los bancos, ya no están obligados a elaborar folletos con sus tarifas y a registrarlos en el Banco de España.

Por ello, antes de contratar una cuenta corriente, debemos informarnos acerca de las comisiones que nos cobrarán por:

  • Mantenimiento y administración de la cuenta. Aunque ahora muchas entidades no las cobran, hay otras que sí y muy caras. Por ello conviene negociar con el banco antes de contratar. La banca online es una opción para evitarlas o minorarlas. En la mayor parte de los casos, si se domicilia la nómina, se eliminan estas comisiones.
 
La banca electrónica, además de ser cómoda, puede ser más económica

  • Inactividad o exceso de movimientos en la cuenta. Otro gasto que es necesario negociar con antelación. Si no se puede evitar, siempre se puede contar con más de una cuenta (para descargarlas de movimientos) o utilizar la que no tenga mucho movimiento para pagar algún recibo de forma periódica (para evitar comisiones por inactividad).
  • Posiciones deudoras. Es necesario tener un especial cuidado con estas comisiones porque, aunque no se deben cobrar de forma automática según el Banco de España, se aplican según la cuenta se queda con saldo deudor. Si se han cobrado incorrectamente, reclamad.
  • Gastos por correspondencia. Si la entidad tiene plataforma online, se  puede pedir que los extractos y comunicaciones por correo postal nos sean remitidos por correo electrónico. Y, además, es una opción más respetuosa con el medioambiente.
  • Transferencias. Cuidado especialmente con aquellas entidades que cobran incluso cuando el ordenante el cliente. 
  • Ingreso de efectivo. En algún banco, se comienzan a cobrar comisiones si el ingreso lo realiza una tercera persona.
  • Cobro y gestión de cheques. Que, en algunos casos son muy elevadas. Como suelen ser un porcentaje sobre el valor el talón, llegan a cobrar un importe mínimo... de ¡hasta 6 €! 
Ingresar cheques puede conllevar altas comisiones
  • Cheques bancarios y conformados. Suelen cobrar un porcentaje del valor del talón, por lo que es algo a tener en cuenta si prevemos que los necesitaremos con cierta frecuencia.
  • Talonarios. La mayoría de los bancos y cajas no cobran por este concepto; pero hay excepciones, así que, ojo.
  • Gastos de la tarjeta de crédito o débito. Es importante buscar cuentas que no incluyan comisiones por su uso y renovación, puesto que es un producto prácticamente imprescindible. También es importante conocer si tienen comisiones por exceder el número de disposiciones anuales de efectivo en cajeros y de las que corresponden a las disposiciones en otras redes. Cuidado también con los gastos de reposición en caso de extravío o deterioro, si es por culpa del cliente, algunas cobran una cantidad más o menos grande. Otro punto a tener en cuenta antes de contratar es saber si la gratuidad que nos ofrecen al contratarla es perpetua o sólo durante el período promocional.
  • Emisión de duplicados de extractos bancarios. Aunque su aplicación es legal, siempre se pueden evitar contratando banca online.
  • Emisión de certificados bancarios. Igual que en el caso de los duplicados, el banco puede aplicarlo, por ello, es mejor negociar este tipo de comisiones con antelación.

Las tarjetas de crédito o débido pueden convertirse en una verdadera "hemorragia" monetariaLos bancos y cajas tienen la obligación de aplicar comisiones sólo sobre los productos contratados y efectivamente prestados, nunca sobre los que no hayamos solicitado o aceptado expresamente. Si van a cambiar las comisiones de alguno de los productos que tenemos contratados, deberán avisárnoslo con antelación. Y, por supuesto, deben facilitarnos información acerca del coste de la comisión de forma personal y clara. 

En cualquier caso, es necesario negociar los productos con nuestra entidad bancaria y, si no estamos de acuerdo con sus condiciones, buscar otra que nos beneficie más y que nos mime (dentro de lo que un banco es capaz de hacerlo) más. 
 
Y, recordad siempre que nosotros somos los clientes; nuestro banco nos presta un servicio a cambio de dinero, no nos hace un favor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?