viernes, 13 de septiembre de 2013

Hablar para que te Comprendan... de Verdad

librosPersonalmente, considero que dos de las mayores barreras que existen en la comunicación son la pedantería y la afectación.
 

pedantería.
1. f. Vicio de pedante.
2. f. Dicho o hecho pedante.

pedante.
(Del it. pedante).
1. adj. Dicho de una persona: Engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad. U. t. c. s.
2. m. desus. Maestro que enseñaba a los niños la gramática yendo a las casas.

afectación.
(Del lat. affectatĭo, -ōnis).
1. f. Acción de afectar.
2. f. Falta de sencillez y naturalidad.
3. f. Extravagancia presuntuosa en la manera de ser, de hablar, de actuar, de escribir, etc.

Definiciones del Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española 22ª Edición


Es frecuente toparse con personas que son capaces de utilizar todo su arsenal de términos rebuscados en una misma conversación... y sin despeinarse. Da igual que sean palabras técnicas, cultismos o expresiones con cierto barniz erudito


gafas y libro
Y, lo peor de todo, es que suelen emplearlo de la peor forma posible: con interlocutores que no juegan en la misma división. O lo utilizan sin conocer su significado o su uso correcto, algo imperdonable.


Tengo la sensación de que hay personas que se escudan detrás de una verborrea ridícula para que no se note su desconocimiento en alguna materia o un cierto complejo de inferioridad. Porque, si no, no me lo explico.


La misión de la comunicación es transmitir un mensaje y, si no lo hacemos con un lenguaje comprensible, ese mensaje no llega al interlocutor.


Si vamos a hacer una presentación o a mantener una entrevista con un cliente, debemos interesarnos por el tipo de personas que vamos a tener enfrente y adecuar nuestro discurso a ellas, no pretender lo contrario.


Si nuestro auditorio tiene un nivel medio-bajo de conocimientos generales o en una materia concreta, deberíamos utilizar un lenguaje comprensible para ellos. Eso no significa que seamos vulgares o poco exactos, sólo debemos simplificar y acercarnos al público. Si tenemos que utilizar palabras o expresiones técnicas sí o sí, nos preocuparemos de aclararlas; si debemos utilizar términos poco conocidos, utilizaremos sinónimos que acerquen más el concepto a los interlocutores. Eso no significa un desprecio hacia nuestro auditorio, todo lo contrario, es una muestra de respeto e interés por ellos. 


diccionarios
Si deben consultar el diccionario para entender cada palabra, no te escucharán


Si el auditorio es más especializado, también deberíamos adecuar nuestras palabras a ellos y, aquí sí, utilizar el lenguaje que ellos entenderán, sin restricciones. En este caso, utilizar un lenguaje demasiado sencillo, sí que podría ser contraproducente, porque podrían considerar que no conocemos la materia o no estamos a la altura de sus expectativas.


Lo ideal, lo que nuestras abuelas nos han dicho toda la vida: "donde fueres, haz lo que vieres".


medicos
Las personas, por suerte, cada vez reclaman más su derecho a que le digan las cosas de tal forma que las entiendan. Ya no cuela ni siquiera el lenguaje indescifrable de los médicos; muchos pacientes ahora exigen que se les explique lo que les concierne con palabras que puedan comprender. Pasó el tiempo en el que, cuanto más complejo era el lenguaje, en más estima se tenía al profesional... aunque no se entendiese ni una sola palabra.  


La experiencia me ha enseñado que las personas que (de verdad) tienen muchos conocimientos y mucha experiencia en cualquier faceta de la vida, son capaces de comunicar sus mensajes con sencillez y eficacia. Serían capaces de resumir una tesis doctoral a un catedrático o a una dulce abuelita que ha dedicado toda su vida a cuidar de su casa. Y que ambos lo entiendan, claro.


Si queremos que nuestros clientes nos comprendan, debemos hablarles claro, no apabullarles con nuestros conocimientos.


Para terminar os dejo unas frases célebres sobre la pedantería y la afectación:



"La tontería se coloca siempre en primera fila para ser vista; la inteligencia detrás para ver".

Isabel de Rumanía



"Un pedante es un estúpido corrompido por los estudios".

Salvador de Madariaga



"El origen de la pedantería es la falta de confianza en el propio criterio".

Schopenhauer



"La ciencia que sirve para hacernos orgullosos y que degenera en pedantería no vale mas que para deshonrarnos".

San Francisco de Sales



"El intelectual pedante oculta su ignorancia bajo la pretenciosidad".

Alfonso Guerra


También os puede interesar:

Sólo Tú eres Responsable de tu Comunicación
8 Ideas Sencillas para Mejorar la Comunicación
Consejos Útiles para Hablar en Público (I)
Consejos Útiles para Hablar en Público (II)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?