domingo, 29 de septiembre de 2013

8 Ocasiones en que Decirle No al Cliente (II)

En la anterior entrega de 8 Ocasiones en que Decirle No al Cliente os di los 4 primeros casos en los que es conveniente darle una negativa a nuestro cliente. En esta segunda y última veremos los siguientes.


Comenzamos...


5.- Cuando nos propone unos plazos de entrega que no podemos cumplir


noSi el cliente quiere que el proyecto sea para ayer y no nos es posible cumplirlo, es mejor decir no. Si estamos saturados de trabajo o las expectativas del cliente no son realistas, es mejor no aceptar. 


Alternativa:


Proponerle unos plazos asequibles o derivarle a un competidor de nuestra confianza, a riesgo de perderle definitivamente, claro.


6.- Cuando prevemos "puesyaques"


Hay clientes que firman un presupuesto, pero luego quieren exprimir su dinero añadiendo "puesyaques" (pues ya que estamos, hazme esto o hazme aquello... sin pagar, claro).


Alternativas:


En este caso, lo más adecuado es llegar a un equilibrio en el que contentemos al cliente con algún extra que no nos suponga ningún descalabro económico o una sobrecarga de trabajo y decirle no cuando se exceda.


Una cláusula en el presupuesto en la que se indique claramente que todo lo que se salga fuera de lo pactado deberá ser presupuestado aparte, es una buena política.


7.- Cuando es o ha sido un mal pagador


dineroUn cliente que paga tarde y mal, no nos interesa, porque en el mejor de los casos se convertirá en un coste financiero


Alternativa:


La mejor opción es decir no u ofrecerle el pago por adelantado o con algún tipo de garantía.


El cliente no puede convertirse en un riesgo financiero, y ahora menos que nunca.


8.- Cuando la intuición o la información nos dicen que será un cliente difícil


señal de prohibidoHay clientes que, por intuición o por referencias de terceros, sabemos que van a ser una fuente de problemas y, en ese caso, es mejor rechazarlos. Ese tipo de clientes no nos interesan porque, no sólo se convertirán en un quebradero de cabeza, además nos costarán dinero.


Alternativa:


Derivarle a un competidor, sin más, aunque le perdamos definitivamente. A ese tipo de clientes, cuanto más lejos mejor.  


¿Cuándo le decís vosotros que no a vuestro cliente?




También os puede interesar:

8 Ocasiones en que Decirle No al Cliente (I) 
Un Conflicto es una Oportunidad 
Cómo Evitar el "Regateo" con los Clientes












2 comentarios:

  1. ¡Bien visto!
    Aunque es cierto que el cliente "siempre tiene la razón", no siempre "entra en razón" y es aquí donde debemos "ayudarle a ayudarnos", aunque ello signifique responder negativamente. También es cierto que no todos los clientes nos convienen, como no somos convenientes para todos los clientes, gracias a lo que puede haber mercado para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Zulima! Me encanta cómo lo has expresado, con mucha precisión. Un placer tenerte por aquí. ¡Feliz tarde-noche de lunes!

      Eliminar

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?