viernes, 7 de diciembre de 2012

Dar la Mano, Sin Perder Pie (II)


En esta segunda parte del post Dar la Mano, Sin Perder Pie, veremos cuánto debe durar el saludo, qué dice de nosotros la posición de las manos y otras consideraciones interesantes. 


La duración del saludo


El apretón debe ser corto, aunque su duración puede ser mayor cuando hay confianza o amistad. Si ves que se eterniza, utiliza una estrategia educada para deshacerte de él: discúlpate porque tienes que ir a saludar a otra persona, utiliza la técnica del guante o la de tomarle el codo, etc.


La posición de las manos



Mano posición superioridad
Posición dominante
Mano posición igualdad
Posición sumisa
Mano posición sumisión
Posición de igualdad
 
Ofrecer la mano con la palma mirando hacia abajo, implica una actitud de superioridad y dominio. Si va acompañada de una posición en la que el tronco y la cabeza se inclinan levemente hacia atrás, se incrementa la sensación de poder y exceso de confianza. Otra forma de imponerse al otro es colocar el pulgar por encima del otro, bloqueándolo.


Ofrecer la mano con la palma mirando hacia arriba, indica una actitud de sumisión, debilidad y timidez respecto a la otra persona. Si va acompañada de una posición corporal en la que el torso y la mano se inclinan levemente hacia abajo, se acentúa la sensación de inseguridad o sometimiento. Lo habitual es que vaya acompañada de una sonrisa complaciente.


Lo ideal es ofrecer y recibir la mano en vertical, mirando una palma hacia la otra. Esta forma de estrechar la mano a la misma altura y con el mismo ángulo se emplea para reforzar la sensación de igualdad y respeto.

Apretón de manos tipo "guante" 
El guante, es decir, estrechar la mano de la otra persona y cubrir ambas con la que nos queda libre, es un gesto de paternalismo y superioridad que no siempre es bien recibido. Evita este tipo de saludo, salvo que busques precisamente ese efecto. Tampoco es adecuado tomar al otro del codo o propinar palmaditas en la espalda mientras se estrecha la mano, salvo que se tenga mucha confianza con la otra persona, aun así, es un gesto de superioridad poco afortunado.


Otras consideraciones


Si  vas a estrechar la mano de alguien, cuida de que tu palma esté lo más seca posible. Lleva un pañuelo de papel en el bolsillo de la chaqueta o en el bolso para poder secártela. Si el exceso de sudoración es un problema, puedes rociarte la mano con un desodorante antitranspirante un rato antes o llevar papeles absorbentes cerca (de los que se usan para eliminar los brillos del maquillaje). Si tu problema es mayor, consulta al médico, seguro que te ofrecerá una solución.


Ofreciendo la manoSi no tienes muy claro si es más adecuado dar la mano o dos besos, mira el lenguaje corporal de la otra persona con detenimiento, te servirá para saber qué hacer.


Ponte en pie siempre cuando vayas a estrechar la mano de alguien, es un gesto de respeto.


Cuidado con el besamanos. Además ser una práctica en desuso, puede ser contraproducente, sobre todo si no se hace correctamente. Los labios jamás llegan a tocar el dorso de la mano de la saludada, se trata solamente del gesto y debe haber una cierta distancia entre mano y labios. 


Dar la mano con los guantes puestos no es adecuado, ni en el caso de ser mujer, aunque en su caso el protocolo social sí lo permite. El apretón de manos es un gesto de acercamiento, por lo que los guantes entorpecen ese contacto.


Si estamos sujetando una bebida, es conveniente utilizar una servilleta para sostenerla y  no tener las manos húmedas a la hora de saludar.


No es apropiado dar la mano mientras se fuma. Es incómodo y puede molestar a la persona a la que se saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?