jueves, 24 de enero de 2013

Reparto a Domicilio: Ventaja Competitiva para el Comercio



La entrega a domicilio es una de las grandes bazas del pequeño comercioLa entrega a domicilio es una de las mejores bazas con las que cuentan los pequeños comercios para ofrecer un valor añadido a su negocio.


Recuerdo que, hace años, la mayoría de tiendas de barrio de casi todos los sectores contaban con un servicio de reparto a domicilio: fruterías, carnicerías, droguerías, farmacias… Alguno de sus empleados, generalmente el aprendiz (¡qué tiempos aquellos!) o el trabajador con menos antigüedad, llevaba los pedidos a domicilio. El cliente estaba satisfecho por la comodidad  y por la deferencia que suponía por parte del tendero. El comerciante se veía beneficiado, porque el comprador siempre tendía a comprar más al no tener que cargar peso. En resumidas cuentas: todos contentos.


Poco a poco, este tipo de servicios fue desapareciendo, quizás por el progresivo el auge de las grandes superficies y el consiguiente declive del pequeño comercio.


Y, quién lo iba a decir, el servicio a domicilio vuelve a estar en boga. Y, ¿por qué este repunte de algo que parecía ya obsoleto?


Veamos las razones: 

    El cliente tiene poco tiempo y el servicio a domicilio le ayuda
  • Porque el cliente, en general, cada vez tiene menos tiempo para hacer sus compras. Hacer el pedido por teléfono o cuando se pasa por la puerta de la tienda y que lo lleven a casa, ahorra mucho tiempo (y esfuerzo), un bien cada vez más escaso.
  • Porque la población va envejeciendo poco a poco y muchos de los clientes agradecen la ayuda física que supone no tener que cargar con peso. Además lo consideran detalle muy agradable por parte del comerciante.
  • Porque cada vez es más necesaria la diferenciación de la competencia y ésta es una forma magnífica de conseguirlo. Mejora de manera notable la imagen de nuestra empresa. 
  • Porque mejora la experiencia de compra del cliente. Incluso aunque no haga uso del servicio, el mero hecho de tenerlo disponible, hace que valore mucho más el establecimiento.
  • Porque es una forma excelente de fidelizar al cliente. Además de ofrecerle un valor añadido, el simple hecho de la entrega a domicilio estrecha lazos emocionales con el negocio.
 

Y, ¿cómo conseguir que la entrega a domicilio sea un éxito? Es sencillo:

  • Informando claramente de que se ofrece el servicio de reparto domiciliario. De nada vale tenerlo implantado si el cliente no lo sabe.
  • Teniendo presente que el servicio debe ahorrar tiempo, no hacérselo perder al cliente. Unos horarios de entrega muy imprecisos o que no se cumplen, pueden conseguir el efecto contrario. Establecer unos horarios adecuados al tipo de clientela es garantía de éxito, además de facilitar nuestro trabajo. No hay nada peor que esos horarios típicos de entrega de los hipermercados del estilo de: “se lo entregaremos de 16:00 h. a 19:00 h." Si quiero que me lleven los productos a casa es porque no me sobra el tiempo, ¿de dónde voy a sacar 5 horas para esperar el advenimiento del repartidor?
    La organización de las rutas es primordial para el éxito en el servicio a domicilio
  • Organizando las rutas de entrega de una forma racional y eficiente. Esto requerirá un poco de planificación pero nos ahorrará tiempo y dinero.
  • Planificando el servicio de tal manera que suponga un aumento de ventas, no un incremento inútil de gastos. Para que no suponga un gran desembolso, lo mejor es decidir con antelación cómo se sufragará la entrega a domicilio: repercutiendo el coste en los precios, estableciendo una compra mínima para que el servicio sea gratuito, etc. Eso sí, la peor opción es la que supone un pago directo por parte del cliente. Al consumidor no le importa dar una propina  (a veces mayor que el propio coste) a quien le entrega el pedido, pero le molesta tener que pagar un plus obligatorio para que se lo lleven a casa. Una forma excelente de ahorrar costes, es unirse con varios comercios de la zona para contratar en común un servicio de reparto.
  • Seleccionando correctamente el personal que realizará el servicio. El repartidor debe ser amable, discreto, cuidadoso y rápido. Si la experiencia nos demuestra que los clientes son generosos con las propinas, podemos llegar a un acuerdo económico con el trabajador, ventajoso para ambas partes.
  • Ofreciendo un tratamiento especial a la hora de los repartos con los clientes habituales: pedidos por teléfono, internet o email, entrega preferente, regalos, etc.
El producto debe llegar en perfecto estado hasta el cliente
  • Cuidando los productos con mimo, evitando que éstos lleguen dañados al domicilio del consumidor. Tratarlos con cuidado y utilizando unos embalajes adecuados es imprescindible. ¿Quién no ha comprado en una gran superficie, ha solicitado la entrega en casa y le han llegado latas abolladas o se ha quedado sin algún producto porque se ha extraviado?


El servicio a domicilio se puede aplicar a una gran cantidad de negocios: alimentación, hostelería, droguería/cosmética, prensa, papelería, farmacias, herbolarios, ferreterías, arreglos de ropa o calzado y gestorías entre otros. ¿Es adecuado para el tuyo?








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?