lunes, 23 de abril de 2012

Ideas para mejorar la comunicación con el cliente (II)

Una de las herramientas que nos ayudará a mejorar la comunicación con nuestro clientes, es el correcto uso de la proxemia.

La proxemia es el área que nos separa a nosotros mismos de los demás, nuestro espacio vital.  Su medida dependerá de nuestra percepción, del contexto y de la cultura a la que pertenecemos.

Respetar este espacio es fundamental para conseguir una buena comunicación, en caso de no respetarse podemos crear situaciones sumamente incómodas que pondrán a nuestro cliente a la defensiva.

En líneas generales las distancias a tener en cuenta para definir las distancias según el tipo de interacción son:

Zona íntima

Es la que se sitúa entre los 15 y los 45 cms. Es la zona reservada para los más íntimos: marido, hijos, padres cuando somos niños.

Zona personal

Es la que se encuentra entre los 46 cms. y los 1,20 m. Es la que consideramos apta cuando estamos en el trabajo, en reuniones, fiestas, etc.

Zona social

Es la que está entre los 1,21 y los 3,50 m. Es la zona que se aplica cuando se trata de extraños o de gente que aún no conocemos bien.

Zona pública

Es la zona que se localiza a una distancia mayor de los 3,50 m. Es la adecuada para presentaciones, discursos, etc.


Cuando no se respetan convenientemente estas distancias creamos incomodidad en nuestro interlocutor, que ve violada esta zona de seguridad. En caso de que tengamos dificultades en determinar las zonas del otro, será útil estar alerta de sus movimientos y reacciones; si se aleja constantemente de nosotros o comienza a poner barreras cruzando los brazos o mostrando incomodidad, probablemente estemos entrando en su zona personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?