miércoles, 1 de agosto de 2018

Cómo Ahorrar cuando Comiences Tu Negocio

¿Estás pensando en emprender? Si la respuesta es sí, enhorabuena. No hay aventura más apasionante. Aunque también tiene sus sombras, y una de ellas es el dinero. 


Lo habitual es que los emprendedores den por hecho que van a necesitar una financiación elevada para poner en marcha su proyecto, porque es fácil enfrentarse al plan de negocio como a una carta a los Reyes Magos. Y cuando van a solicitar esa financiación, el director del banco (o el inversor o los FFF) les ponen rápidamente los pies en el suelo, recortando drásticamente la cantidad que pedían inicialmente, o incluso negándoles ningún tipo de ayuda económica. 


Por eso es tan importante ahorrar cuando comiences tu negocio, porque ya que no vas a tener una financiación millonaria ni vas a generar beneficios al principio, la única forma de tener más dinero disponible es... ahorrarlo. 


Como ya son unos cuantos años emprendiendo, y unos cuantos proyectos iniciados, unos con éxito y otros sin él. Hoy quiero compartir algunos consejos para que tú ahorres cuando comiences tu negocio, sin necesidad de aprender a golpes como nos ha ocurrido a los demás. 


Cómo ahorrar cuando comiences tu negocio


Emprendedor prevenido, vale por dos


Prepara unas previsiones económicas viables para tu negocio. Si no tienes claro lo que tienes tú, lo que puedes conseguir, lo que tendrás que gastar y los beneficios que obtendrás en un primero momento, tu proyecto estará abocado al fracaso, por muy buena que sea tu idea y por muy capaz que seas tú.


Antes de gastar dinero plantéate si es necesario. Piénsate dos veces si ese gasto o esa inversión son realmente imprescindibles en un primero momento o si puedes posponerlo para cuando comiences a generar ingresos. 


Cuidado con lo barato, porque puede salirte muy caro. Y cuidado con lo caro, porque puede salirte carísimo... al menos mientras estás iniciando tu negocio.


Billetes en las manos


Una buena actitud 


Haz tú mismo las tareas no productivas para las que estés preparado y que no te quiten tiempo de tu actividad principal.


Delega las tareas que no puedes acometer y que son especialmente delicadas. Aunque pueda parecerte que ahorras dinero, al final te saldrá muy caro, porque habrás perdido dinero en herramientas o materiales, habrás desperdiciado tiempo, habrás puesto a prueba tu paciencia y tus nervios... y finalmente tendrás que contratar a un profesional que lo haga por ti.


No procrastines. Es un tipo de actitud que te hará perder mucho dinero. Cuando comiences tu actividad necesitas esforzarte y ser eficiente, no dejar para mañana lo que podáis haber hecho hoy. 


Aunque vayas a delegar ciertas tareas, te recomiendo que recibas formación genérica de todas esas materias, para que puedas entenderlas y supervisar lo que hacen otros para ti.


La administración de tu negocio


Busca una buena gestoría. Puede ahorrarte mucho dinero y muchos disgustos. Aunque ahora hay herramientas gratuitas para que gestiones tu empresa a nivel administrativo, no te lo recomiendo en absolutos, porque no es únicamente cuestión de introducir apuntes o de rellenar impresos de impuestos, hay que saber cómo hacerlo y estar al tanto de todas las novedades tributarias y administrativas, que cambian con mucha frecuencia. 


Calculadora, dinero y gráficos


Haz las cosas bien a nivel fiscal y administrativo desde el principio para evitarte multas y sanciones. Aunque hay quien piensa que defraudar al fisco o pasar olímpicamente de las obligaciones administrativas es algo muy inteligente, porque es dinero y trabajo que te ahorras, lo cierto es que casi nunca sale bien. Este tipo de actitud irresponsable puede suponer multas, sanciones, expedientes administrativos o incluso que te clausuren el negocio.


Hazte con un certificado electrónico (o más de uno) para realizar trámites de manera electrónica ahorrándote paseos (y gastos) innecesarios.

Los proveedores 


Pide varios presupuestos y tómate tu tiempo para analizarlos. No firmes nada sin valorar los pros y contras y sin compararlo con otras propuestas.


Lee cuidadosamente los contratos de prestación de servicios de tus proveedores. Aunque pueda parecer que los precios son más atractivos, en ocasiones puede que la letra pequeña esconda sorpresas desagradables. Busca los gastos ocultos, las permanencias, los plazos de entrega, etc. 


Leyendo un contrato


Procura establecer un vínculo comercial sólido con los proveedores que te interesen. Esto te conseguirá mejores precios y condiciones a la larga, además de una mejor atención al cliente.


No trabajes con un único proveedor. Del mismo modo que antes de recomendaba relaciones comerciales sólidas, también te sugiero que no tengas un único proveedor para el mismo tipo de productos o servicios, porque podrás negociar mejores precios, evitarás quedarte sin suministros en el momento más inoportuno y te permitirá abandonar inmediatamente a un fabricante o distribuidor si este deja de ser interesante para tu negocio. 


Analiza los gastos publicitarios que te convienen y no te dejes llevar por los cantos de sirena de los comerciales. Es cierto que tendrás que establecer ciertas estrategias para darte a conocer al comienzo de tu actividad, pero procura que sean eficientes. Ahora hay todo tipo de acciones que puedes poner en marcha que, por poco dinero, te pueden aportar visibilidad: SEO, SEM, marketing de guerrilla, blogs... Cuidado con la publicidad más tradicional, que es muy cara, y con la que se hace en determinadas plataformas específicas del sector que supuestamente tienen muchas visitas y un retorno imbatible, por experiencia sé que no suelen funcionar. 


Página web


Los suministros


Analiza los suministros que vas a necesitar en un primer momento: electricidad, agua, telefonía fija y móvil, Internet, alojamiento web, etc. Una vez que tengas claro esto, podrás comenzar a pedir precios sin que nadie te quiera vender la moto o crearte necesidades artificiales.


Investiga precios y planes antes de comprar o contratar. Una vez que los tengas, compáralos y prepárate un Excel para hacerlo, porque en muchos casos cada proveedor expone sus servicios, productos y tarifas de una forma diferente. Prepararte tu propia comparativa te abrirá los ojos a lo que realmente te ofrecen.


Lee cuidadosamente las condiciones de los suministros que contrates. Ahí suele residir la diferencia entre unos proveedores y otros. 


Las finanzas


Compara servicios y comisiones entre diferentes bancos y cajas. Al principio te compensará reducir estos gastos al máximo, más adelante puede que te convenga trabajar con algún banco algo más caro en comisiones, pero que te ofrezca una buena financiación. Todo es cuestión de que valores qué te compensa más. 


Dinero en monedas colocado en montones


No trabajes con un único banco. Haciendo referencia a un refrán muy conocido: no pongas todos los huevos en la misma cesta. Por el mismo motivo que en el caso de los proveedores de productos o servicios, deja siempre un margen de actuación por si las cosas salen mal con alguno de ellos.


Ojo con los gastos que puede suponerte la financiación. Te pongo un ejemplo. Si te ofrecen un préstamo con unos gastos de gestión y una línea de crédito con otros, quizás te interese más el primero si al sumar los gastos totales ves que son menores que los derivados de la formalización anual de la línea de crédito en el mismo período que el de amortización del préstamo.


Mantén escrupulosamente separadas tus cuentas personales y profesionales. No diferenciarlas te puede conducir a malos entendidos, generalmente negativos para ti y para tu negocio... y puede traerte problemas serios con Hacienda.


Tu negocio no es tu casa, así que no apliques las normas de tu economía doméstica a tu economía profesional.


El espacio de trabajo


Aunque a todos nos hace mucha ilusión tener una oficina o un bonito local, plantéate si te conviene comprar o alquilar al principio, o es más rentable para ti alquilar un centro de coworking, alquilar un despacho por horas o incluso trabajar desde casa. Ahorrarás mucho dinero que puedes dedicarle a otras tareas más productivas dentro de tu negocio. 


Espacio de coworking


No es necesario que equipes y decores tu oficina o tu local a todo lujo. Puedes recurrir a equipos y mobiliario de segunda mano, incluso de alquiler. 


Trabajadores y colaboradores


No contrates a amigos y familiares únicamente por ahorrar. Es una trampa, porque les tendrás que pagar su trabajo como a cualquier otro, tendrás que cumplir con las obligaciones tributarias y de Seguridad Social como con cualquiera... todo ello sin que probablemente tengan la formación, experiencia y habilidades para el puesto que vayan a cubrir.


Al principio quizás te interese más trabajar con autónomos y pymes que contratar personal en régimen general, porque, aunque el precio que les pagues por proyecto será mayor, te ahorrarás en seguros sociales y podrás contar con el profesional que necesitas para cada fase del proyecto, en lugar de contar con una plantilla reducida y que tenga que hacer todo tipo de trabajos, incluso los que se salen de sus conocimientos o experiencia. Más adelante, y si las cosas te van bien, podrás cambiar esta estrategia y hacerte con una plantilla estable.


Rodéate de buenos profesionales. Pagar a un buen profesional no es un gasto, es una inversión para tu negocio y un activo que deberías cuidar si es que quieres que tu negocio funcione. 


Ahora ya sólo me queda desearte una cosa: que tu negocio sea todo un éxito.




Post relacionados:

Trucos para Ahorrar en la Oficina
Consigue un Espacio de Trabajo Eco-Friendly 
Trámites Administrativos Básicos para un Autónomo  
Formas Jurídicas Unipersonales para Autónomos 
Cuánto Cuesta Realmente Poner en Marcha una Sociedad Limitada 
¿Contratar Amigos o Familiares en Tu Negocio?
 

La primera vez que apareció el post Cómo Ahorrar cuando Comiences Tu Negocio fue en el blog de Todos Somos Clientes. 


Licencia de Creative Commons
Cómo ahorrar cuando comiences tu negocio by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?