miércoles, 30 de marzo de 2016

Tips para Alquilar una Casa de Vacaciones

Poco a poco se acercan las vacaciones y, con ellas, los alquileres de casas y apartamentos en los que disfrutarlas. No hay más que leer los anuncios en Internet o en la prensa para darse cuenta de que arrendar una casa durante los períodos de descanso cada vez es más frecuente, ya sea por comodidad o por precio. 


Pero, y siempre hay un pero, un alquiler puede convertirse en un verdadero problema si no tomamos unas precauciones mínimas.  


A continuación encontrarás algunos consejos que te ayudarán a tener unas vacaciones sin sobresaltos, al menos en el caso del alquiler. 


Tips para alquilar una casa de vacaciones


La oferta


Desconfía de los chollos. Nadie regala nada. Si algo es muy barato para ser cierto, lo más seguro es que pretendan engañarte.


Lee con detenimiento la oferta. Si hay algo que te resulta raro, desconfía. Puede ser la ortografía, la redacción, la vaguedad de la descripción o cualquier otra cosa que se salga de la normalidad. Algunos estafadores provienen de otros países y ni siquiera se molestan en traducir correctamente la oferta, por lo que un detalle así debería ponernos en alerta. 


Busca en Internet el anuncio, la dirección y la persona de contacto, por si alguien hubiese alertado de alguna estafa relacionada con alguno de ellos. 


Si en la oferta sólo figura un correo electrónico como contacto, recela. También si sólo hay un móvil o si el propietario nunca atienda al teléfono y sólo te responde por e-mail.


Si quien alquila es una inmobiliaria, comprueba opiniones y referencias. Que haya una supuesta empresa o agente inmobiliario detrás no es garantía suficiente, porque también hay irresponsables que se escudan detrás de una supuesta profesionalidad con afán de engañar. Cerciórate de que son realmente respetables, que los hay, y muchos.


Si te es posible, visita con antelación la vivienda. Si no puedes ir en persona, intenta que vaya en tu nombre un amigo o conocido. Así podrás cerciorarte de que es realmente como te prometen en la oferta. Y también te servirá para conocer las intenciones reales del arrendador, porque si no te permite ir a ver la propiedad de antemano, probablemente es que tiene algo que esconder.


Apartamento
Otra forma de comprobar la veracidad de la oferta y las condiciones de la vivienda es buscarla en Internet. Para ello sólo tienes que ubicar la dirección de la oferta en la versión satélite de Google Maps, Street-Viewing.es, Instant Street View o aplicaciones similares. De esa forma podrás comprobar si la ubicación, los alrededores y las características exteriores de la vivienda son las prometidas. Y comprobar, por ejemplo, si eso de primera línea de playa es cierto.


Solicita fotos de la propiedad. Cuantas más, mejor. No sólo te servirán para hacerte una idea del espacio y de su estado, además serán pruebas en caso de que te quieran engañar.  


El propietario


Comprueba que la persona que aparece en el anuncio es la propietaria real. Puedes hacerlo por varias vías, una de las cuales es consultar la nota simple de la vivienda en el Registro de la Propiedad. Te va a costar unos euros, pero te dará algo de tranquilidad. Y no es un asunto baladí, todavía recuerdo llegar a un apartamento de playa que nos cedió un familiar... y encontrarnos con una pequeña tribu a la que se lo había alquilado algún inquilino listo que se quedó con una copia de las llaves y que quiso hacer un negocio fácil haciéndose pasar por propietario.


Para acreditar la propiedad también puedes pedir copia del DNI del arrendador o el recibo del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles. Ni estos documentos ni la nota simple son garantía total de que no se trata de una estafa, porque hay algunos delincuentes que suplantan al propietario, pero siempre es una forma de poner algunas barreras al engaño. 


Si el arrendamiento se hace a través de un intermediario, este debería acreditarlo debidamente.


El contrato


Exige siempre un contrato por escrito. Aunque un contrato verbal en teoría es suficiente, es más seguro tener un documento físico firmado por ambas partes.


Revisa cuidadosamente el contrato. Si hay alguna cláusula que no te parece justa, pide que se elimine o se cambie. Contra la opinión general, cuando nos ponen delante un contrato, no tenemos por qué firmarlo con los ojos cerrados como si fuese inamovible. Este debería contener unas condiciones justas y beneficiosas para ambas partes.


Firma de contratoExige que las cláusulas indiquen claramente las condiciones de contratación, las de rescisión, las de pérdida de la señal, etc.   


Otro punto que deberías pedir es que figure un inventario previo de la propiedad. Así nadie podrá exigirte nada a posteriori. 


Si piensas llevarte a tu mascota, pide que te den permiso previamente y que lo incluyan por escrito en el contrato. Para evitar sorpresas desagradables de última hora. 


Pide que se indique claramente en el contrato el día y hora de entrada y salida en la vivienda. Y revisa si hay alguna cláusula en la que puedan penalizarte si te retrasas.


Si no estás muy ducho en temas legales, te aconsejo que cuentes con un abogado para revisar el documento. Si tienes uno de confianza, perfecto; en caso contrario, puedes recurrir a algún servicio asociado a tarjetas de crédito, seguro o similar. O puedes contratar a uno para que únicamente te revise el contrato. 


Comprueba que la persona que figura en el contrato es la que arrienda la vivienda. La única excepción es si hay un intermediario, como una inmobiliaria o un agente.  


Guarda siempre una copia del contrato. 


La reserva


Exige que la reserva esté recogida en el contrato. tanto en cantidad como en condiciones.


Comprueba que el titular del contrato y el de la cuenta corriente coinciden. Si no es así, pide aclaraciones al respecto.


A la hora de pagar la reserva, pide que te den un recibo en el que se especifique el concepto, la fecha y el beneficiario.Utiliza formas seguras para abonar la reserva: transferencias bancarias o pagos con tarjeta de crédito. Así podrás cancelar el pago con algo de tiempo si la cosa no te convence, además de poder localizar al estafador más fácilmente. 


La reserva suele oscilar entre el 20 % y el 30% del total del alquiler, para que te sirva de referencia.


En caso de que hagas un pago con tarjeta, procura utilizar uno de los servicios seguros que tienen muchos bancos y cajas. Y que la plataforma a través de la que hagas el pago sea https://.


Evita a toda costa los giros a través del servicio de correos o de empresas de envío de dinero, porque son menos seguros y difíciles de rastrear.  


Rehúye el pago total anticipado del alquiler. Así podrás tener una baza a la que aferrarte si algo no va bien. Esto te será difícil si el alquiler se hace con poca antelación, aunque siempre puedes intentar negociar con el propietario. 


La llegada


Cuando llegues a la vivienda, toma fotos de todo y haz un inventario de las pertenencias. Si no coincide con el inventario recogido por el propietario en el contrato, avísalo inmediatamente. 


Si el inventario recogido por el propietario en el contrato no coincide con lo que contiene la vivienda al entrar, te recomiendo que no tomes posesión de la misma y que se lo comuniques inmediatamente al propietario, apoyándote en las fotos que hayas sacado en el momento. 


Cocina y comedor de apartamentoExige higiene en las instalaciones. Si el lugar no está en buenas condiciones a su entrada, avisa al propietario antes de tomar posesión. Jamás se me olvidará una casa rural que alquilamos en la provincia de Segovia hace muchos años, en la que tuvimos que limpiar durante varias horas antes de poder instalarnos, porque con anterioridad había sido escenario de una despedida de soltera. Todavía recuerdo las horas que tuvimos que dedicar a la higiene más básica antes de poder tocar nada. Hoy eso no me habría sucedido...


Recuerda que es el propietario es que se debe hacer cargo de los desperfectos y daños en la vivienda que no tengan que ver con un mal uso o negligencia por tu parte. 


Cierra siempre con llave, incluso aunque estés dentro de la vivienda. Si tienes dudas acerca de la seguridad, al tratarse de una casa de vacaciones de la que ha tenido llave mucha gente, siempre puedes pedirle permiso al propietario para cambiar el bombín de la cerradura. Es una operación sencilla, que no tiene un coste muy elevado. Luego solo tienes que volver a instalar la cerradura anterior antes de irte y listo.


Por si acaso...


Guarda siempre el contrato, las facturas, recibos y fotos relacionados con el alquiler, por si acaso.

De vacaciones
En caso de que veas vulnerados tus derechos por el arrendador, recurre a la oficina de Consumo que te corresponda. 


En caso de que veas indicios de fraude, ponte en contacto con la Guardia Civil o la Policía Nacional y denuncia los hechos. 


Y, ahora, ya solo te queda disfrutar de tus próximas vacaciones.






Información de interés:

Ley 29/1944, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos
Ley 4/2013, de 4 de junio, de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado de Alquiler de Viviendas
Directorio de Oficinas del Consumidor 
Corte Española de Arbitraje
Portal Poder Judicial De España: Mediación 


Post relacionados:  

Contratos: Leer Dos Veces y Firmar Una
Consejos a Tener en Cuenta al Alquilar un Vehículo
Tus Derechos Si el Vuelo se Cancela
Tus Derechos Si el Vuelo se Retrasa
Qué Hacer si Te Pierden las Maletas  


La primera vez que apareció este post fue en el blog de Todos Somos Clientes


Licencia de Creative Commons
Tips para alquilar una casa de vacaciones by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?