miércoles, 4 de noviembre de 2015

Gestos que Pueden Arruinar Tu Imagen Profesional (I)


La imagen personal es la base de nuestra imagen profesional, puesto que lo que proyectamos hacia el exterior es, ni más ni menos, nuestra personalidad.


Esa imagen profesional está compuesta de todo tipo de detalles que es necesario cuidar: el aspecto físico, el vestuario, la forma de hablar, la actitud...


Por supuesto, la imagen no es la única faceta que nos beneficia (o nos perjudica) en nuestro trabajo, pero sin ella es difícil conseguir una buena reputación profesional.  


Si no somos capaces de transmitir con esa imagen que estamos bien formados, que estamos motivados, que tenemos experiencia... será difícil que nuestros interlocutores se tomen la molestia de averiguar si realmente somos válidos. Ahí fuera hay multitud de personas buscando un empleo, un ascenso, un cliente o financiación; por lo que es importante diferenciarse. Y la buena imagen ayuda, y mucho.


En este post me gustaría centrarme en algo más sutil que el cuidado de nuestro aspecto o el vestuario más adecuado: en los gestos.

 
Los gestos son capaces de generar tanto o más atractivo (o rechazo) que lo que llevamos puesto o nuestro aseo personal. Al fin y al cabo los gestos sirven para comunicarnos con el otro, para transmitir emociones y actitudes.


Y, aunque la mayoría de los gestos son involuntarios, es conveniente intentar tomar consciencia de ellos y evitar en la medida de lo posible aquellos que perjudiquen a nuestra imagen personal y profesional. 


En esta primera parte te hablaré de los gestos relacionados con la mirada y el rostro y, en la segunda, con los que tienen que ver con el cuerpo.


Gestos que pueden arruinar tu imagen profesional (I)


Esos gestos perjudiciales suelen ser los que revelan inseguridad, nerviosismo, falta de sinceridad, desidia o falta de respeto por el interlocutor. Algunos de ellos son:


Los relacionados con la mirada


Bajar o esquivar la mirada de la persona con la que se está hablando


El contacto ocular es una señal de implicación, por lo que bajar o esquivar la mirada tiene connotaciones negativas si queremos establecer contacto con alguien, ya sea en el terreno personal o profesional. Las personas que miran más a los otros suelen ser percibidas como más accesibles y agradables. 


Esquivar la mirada se puede percibir como un indicador de mentira, de tener algo que ocultar, de sumisión o de inmadurez.  


Ojos como platosFijar durante demasiado la vista en el interlocutor sin dejar períodos de descanso


Si ese contacto visual que he mencionado en el punto anterior se alarga demasiado o es muy intenso, puede ser percibido por el otro como una señal de dominación o de agresión.


Si necesitas o deseas mantener un contacto visual continuado, puedes mirar a la zona del entrecejo, así la persona que tienes delante tendrá la sensación de que le miras a los ojos, pero sin incomodarle. 


Parpadear mucho y muy rápidamente


Es un gesto que da la impresión de nerviosismo, desconfianza en el otro, incluso de aburrimiento. Y eso no es lo peor de todo, es que se convierte en algo parecido a tener un trozo de espinacas en los dientes: roba la atención de lo que estás diciendo, para centrarse en tu parpadeo.  


Mover mucho los ojos


Genera una imagen parecida a la del parpadeo continuo, aunque también se puede percibir como una falta de atención hacia la otra persona o lo que se está tratando.


Mirar el reloj o el móvil de forma constante 


Es una forma de demostrar que tenemos algo que hacer más importante que estar hablando con nuestro interlocutor, aunque sólo se trate de un tic. También revela impaciencia e intranquilidad.


Los que tienen que ver con el rostro


No sonreír


Sonrisa
Una sonrisa, sobre todo si es sincera, es como un cartel luminoso de Bienvenido para la otra persona. Es la forma más visible de mostrar una actitud amigable y conciliadora. No sonreír en absoluto puede ser considerado un signo de hostilidad, timidez o de indiferencia por la otra persona que se tiene delante. 


Aunque hay una corriente entre ciertas celebrities que evitan la sonrisa, puesto que creen que es más cool un gesto serio; lo cierto es que es una mala política, si se quiere interactuar con los demás más allá de una foto en la alfombra roja.


Ponerse la mano delante de la boca a la hora de hablar


Se suele ver como un ademán de inmadurez, de inseguridad o de mentira; así que no es demasiado recomendable. 
 

Carraspear continuamente


Se percibe como un gesto nervioso... y muy molesto para la persona que lo escucha. Por no hablar de que desvía la atención de lo que el carraspeador compulsivo está diciendo. 


Chasquear la lengua con frecuencia


Normalmente chasqueamos la lengua si no nos creemos algo que nos dicen o nos desagrada; si lo hacemos constantemente, la otra persona pensará que le estamos juzgando de forma negativa, aunque se solo se trate de un tic o movimiento nervioso.
 

Morderse las uñas


Es un ademán que suele dar la sensación de nerviosismo y falta de control, justo lo que no queremos si estamos desarrollando nuestra labor profesional. 


Por otra parte, incluso aunque quien se muerde las uñas sea una persona muy aseada, suele dar sensación de suciedad y descuido.

   
Chico mordiéndose el labio inferior
Morderse el labio inferior, un gesto a evitar
Morderse el labio inferior


Aunque muchas veces suele tener su origen en la concentración absoluta, lo solemos percibir como signo de estrés o ansiedad. 


Humedecerse los labios constantemente


Suele verse como un indicio de nerviosismo, puesto que la boca se suele secar bastante si estamos sometidos una situación que nos estresa.


Y, por otra parte, es un gesto que puede confundirse con algún tipo de interés romántico... y eso puede ponerte en alguna situación comprometida.  


Para evitar esto, te aconsejo que lleves siempre contigo una pequeña botella de agua. 


Y hasta aquí llega esta primera parte. Te espero en la segunda, en la que te contaré algunos de los gestos que debes evitar con tu cuerpo.


Nos vemos...



Post relacionados:

Gestos que Pueden Arruinar Tu Imagen Profesional (II)
La Imagen Personal en la Atención al Cliente
Cómo Presentar Correctamente en la Empresa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?