miércoles, 11 de noviembre de 2015

Gestos que Pueden Arruinar Tu Imagen Profesional (II)

En la primera parte de Gestos que Pueden Arruinar Tu Imagen Personal te hablé de los gestos que debías evitar respecto a tu mirada y tu rostro.


Como te prometí, en esta segunda parte te hablaré de algunos de los gestos inadecuados relacionados con tu cuerpo, movimientos y postura.   


Gestos que pueden arruinar tu imagen profesional (II)


Son estos...
  

Los que tienen que ver con el cuerpo


Excesiva transpiración en las manos


Las manos sudorosas suelen inspirar rechazo, no sólo porque su tacto es desagradable, también porque suelen dar la impresión de nerviosismo y descontrol. 


Si la transpiración no es demasiada, el truco está en llevar un pañuelo siempre en el bolso y secarse las manos antes de estrecharlas o utilizar un producto antitranspirante. Si es mucha, lo mejor es consultar con un especialista.  


Apretón de manos
Dar la mano con demasiada fuerza o de forma muy lánguida


Si se estrecha la mano con mucha fuerza, se dará la impresión de ser dominante, agresivo y hostil. Si se da la mano de forma muy blanda, se transmitirá una sensación de poca energía y personalidad, incluso de falta de interés hacia la persona que se saluda.


Si quieres saber más acerca del arte de estrechar la mano, te sugiero que leas este artículo sobre el tema, tanto en su primera parte como en la segunda. 


No mostrar las manos


Se transmite la sensación de tener algo que ocultar, de miedo o de nerviosismo.


Por no hablar de que suele estar asociado con la mala educación. Por ejemplo, es bien sabido que una falta de educación hablar con otra persona si mantenemos las manos en los bolsillos o no poner las manos sobre la mesa mientras comemos.


Señalar con el dedo


Señalar con el dedo
Señalar con el dedo: una mala política
Se suele ver como un visaje que denota hostilidad y una opinión negativa de la persona que se tiene delante. Si es necesario llamar la atención de alguien, es mejor hacerlo con la mirada o con cualquier otro gesto que no implique señalar directamente con el dedo. 


Gesticular en exceso con las manos o no hacerlo en absoluto


Cuando se gesticula mucho con las manos, se suele dar la imagen de nerviosismo, incluso de agresividad. 


Si se mueven poco las manos al hablar, el mensaje que se transmite suele ser menos creíble. Al gesticular con las manos enfatizamos y puntuamos lo que se está diciendo. 


Manosear objetos o el propio cuerpo de forma compulsiva


Hombre ajustándose la corbata
Tocarse el pelo o la cara continuamente, ajustarse la ropa a cada instante, juguetear con el reloj o el anillo, aferrarse al bolígrafo como si fuese un salvavidas... Todos estos gestos transmiten la impresión de ansiedad, nerviosismo y falta de control. Por no hablar de que pueden resultar molestos para quien observa y despistan la atención del mensaje que se quiere transmitir.

 
Tener una postura demasiado encorvada o, por el contrario, demasiado estirada


Una postura encogida da la sensación de inseguridadfalta de autoestima o pesimismo.


Una espalda excesivamente erguida, suele asociarse a una persona arrogante.   


Cambiar el peso de un pie a otro de forma rápida y constante mientras se está de pie


Se ve como una señal de nerviosismo y de falta de control, además, es un tic que molesta y desconcierta a partes iguales a quien lo presencia. 


Un simple gesto como colocar los pies en un ángulo recto en lugar de en paralelo, suelen acabar con este vaivén. 
 
Brazos cruzados sobre el pecho
Cruzar los brazos delante del pecho


Es una postura que se suele asociar con el rechazo, la resistencia o con una actitud defensiva. No es precisamente el mejor gesto si estamos delante de un cliente o de un entrevistador.


Mover la pierna o el pie de forma exagerada y constante


Se suele ver como un ademán de impaciencia o nerviosismo. Y, ojo con este tipo de movimientos, porque suelen ser contagiosos. Y nadie quiere que la persona con la que está hablando termine medio histérica... claro, que quizás sea un buen truco para desestabilizar al contrario. 


Invadir el espacio personal de la otra persona sin que haya confianza


Aunque depende de la cultura, el entorno en el que nos movemos y la relación que nos une, es imprescindible respetar el espacio personal de nuestros interlocutores. 


Si nos acercamos demasiado a alguien con quien no tenemos confianza, lo más seguro es que acabemos haciéndole sentir muy mal y se producirá el molesto efecto vals. Seguro que alguna vez has comenzado a hablar con alguien y, como se acercaba demasiado, te has echado hacia atrás; al sentirte más lejos, esa persona ha dado un paso al frente... y al final habéis ejecutado una especie de coreografía en la que uno avanza y otro retrocede, casi como un vals. 


Y si nos separamos mucho al hablar con alguien con quien ya tenemos establecida una relación, puede considerarlo como un signo de desapego o de desprecio.  

 
Dentro de esta invasión del espacio personal, quizás se podría incluir el gesto de tocar. Si tocamos mucho y de forma reiterada a una persona con la que no tenemos una relación que lo justifique, puede verlo como una agresión, como una intromisión en su intimidad. Y eso no suele generar una buena impresión.


Y es otro visaje que puede malinterpretarse, como el de humedecerse los labios constantemente. 

Ocupar el espacio común es un error
Es importante respetar el espacio común

Ocupar el espacio común con el propio cuerpo o con nuestros objetos personales


Es otra forma de invadir el espacio del otro, aunque sea ocupando una zona común, como una mesa o un sillón compartido.


Cuidado con este tipo de detalles, porque pone a la defensiva al otro de manera inmediata. 


Espero que las dos partes de este post te hayan sido útiles para mantener una excelente imagen profesional.




Post relacionados:

Gestos que Pueden Arruinar Tu Imagen Profesional (I)
Vístete para el Éxito
La Importancia del Protocolo en la Empresa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?