miércoles, 1 de abril de 2015

A Vueltas con el Nombre de Tu Empresa

¿Estás pensando en el nombre de tu futura empresa? ¿Sí? Pues antes de ponerte a ello, me gustaría compartir mi experiencia personal, por si te sirve de ayuda.


A vueltas con el nombre de tu empresa. Todos Somos Clientes


Cuando mi socio y yo decidimos crear la empresa, nos pasamos un tiempo en un brainstorming constante para elegir un nombre. Las ideas fluían y fluían. Nombres originales, alocados, bonitos, inverosímiles... te lo puedes imaginar. Y finalmente se nos ocurrió un nombre genial: 1 de N. Tenía que ver con el proceso de información, con las matemáticas (al teleco que tengo por socio le encantan) y, para más inri, teníamos (tenemos) la intención de que sea la primera de n empresas que queremos poner en marcha. Redondo, realmente redondo.

 
Hasta que la teoría se convirtió en práctica y nos ocurrieron varias cosas interesantes:


    Denominacion comercial prohibida
  • La mayoría de las personas no procesaban eso de 1 de N; no lo entendían ni le daban el mismo significado que nosotros. Incluso rematando el nombre comercial con el Tecnologías de la Información. E ilusos de nosotros, intentábamos explicarlo con eso de "sí, sí, 1 de n, como lo que estudiamos en clase de matemáticas cuando estábamos en el colegio". Cri-cri-cri-cri... Parece ser que, salvo a algunos frikis y empollones como nosotros, la mayoría borró ese concepto de su mente. 
 
  • Y cuando no se entiende un concepto, es difícil escribirlo, lo que nos lleva al espinoso tema de tener que deletrear el nombre de la empresa. Es algo incómodo para todos, además de humillante para la persona a la que se le tiene que deletrear la denominación, porque se siente como un niño al que hay que explicarle lo más básico. 

  • Por no hablar de que la indexación de una denominación que comienza por un número, el 1, suele ser complicada. Algunas bases de datos lo almacenan por el número, otras por la primera letra (o sea la d), otras eliminan la preposición y pasan al siguiente nombre (la N), vamos, un lío. En el banco, por ejemplo, al principio no nos encontraban, porque su programa lo guardaba de una forma poco lógica y el cajero se volvía loco a la hora de localizar nuestra cuenta. 
 
    Dominios
  • Otro problema añadido fue encontrar un dominio adecuado, porque introducir un número en él no nos parecía lo más apropiado. Aunque lo de http://www.unodeene.es tampoco es como para facilitar las cosas...
 
  • Y el remate fue el registro de la marca comercial. Ahí la cosa sí que se puso interesante. Porque el Registro de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) no aceptaba la nomenclatura matemática de expresar 1 de N por sí sola. Incluso les documentamos las razones de por qué se escribe así, con material universitario, por si había dudas. Pues ni por esas. Nos obligaron a incluir en la imagen que queríamos registrar el texto 1 de N Tecnologías de la Información, o no había más que hablar. Y eso nos llevó su tiempo... y sus enfados (por decirlo de forma políticamente correcta).


Aquí puedes ver cómo quedó la marca definitiva, en la que aparece el "Tecnologías de la Información", además de la nomenclatura matemática de 1 de N, tal y como nos requirió la OEPM para su registro. 

   


Ahora ya tenemos asumido que el nombre no fue el más afortunado, pero a estas alturas (6 añitos) ya nos hemos acostumbrado a sus inconvenientes e intentamos solventarlos de la mejor forma posible, sobre todo con humor, lo que nos facilita mucho las cosas con los clientes; pero si volviésemos a crear esta empresa, el nombre sería muy distinto. Hemos aprendido en carne propia lo que no se debe hacer a la hora de denominar a una sociedad. 

 
Por eso te doy unas sugerencias a la hora de escoger tu nombre de empresa, para que no tengas que sufrir estas dificultades nominales:


  • Que sea comprensible para la gran mayoría. Es decir, que no tengas que explicar el nombre de tu empresa. 

    Ideas
  • Que sea original. Que tenga gancho, que no sea una variación sobre lo ya existente.

  • Que tenga coherencia con la actividad que se desarrolla. No es necesario que describa literalmente lo que hacemos, pero que sí tenga relación con ella. Una idea: establece las palabras clave con las que quieres venderte en Internet y aprovéchalas como base para elegir la denominación.

  • Que no sea necesario deletrearlo. Si no es lo suficientemente claro y comprensible, tendrás que dictarlo letra por letra y eso es algo que no te conviene. ¿Alguien tiene que deletrear Coca Cola, El Corte Inglés o Zara? Pues eso.
 
  • Que sea corto. Y si no puede ser breve, por lo menos que sea atractivo y que sea fácilmente recordable.

  • Que no de lugar a confusión si se lee en otros idiomas. No hace falta que hagas una búsqueda en todas las lenguas, pero sí en las que prevés que vas a utilizar ahora y en un futuro. Si piensas en internacionalizar tu negocio, ten mucho cuidado con estos detalles. 


Para terminar te dejo una frase que debería ser un mantra a la hora de elegir el nombre de tu empresa:


"Una fórmula para alcanzar la celebridad puede ser ésta: expresar ideas sencillas con claridad, ingenio y cortesía".
 




Post relacionados:

Cómo escoger el nombre perfecto para tu dominio. De "Mamá quiero ser blogger".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?