martes, 27 de mayo de 2014

18 Consejos Antes de Apuntarte a un Gimnasio (II)

Esta es la segunda parte de 18 Consejos Antes de Apuntate a un Gimnasio. En la primera parte vimos los 9 primeros en los que vimos algunas consideraciones de carácter general y a nivel contractual. En esta segunda podrás encontrar los restantes, centrados en el pago, las facturas, el personal de sala y la responsabilidad sobre la salud y bienes del socio.


Vamos a ello...


tarjeta de credito
Deben ofrecerte varios medios de pago
10.- Tienen que ofrecerte varias formas de pago de tus cuotas. No pueden obligarte a domiciliar tus mensualidades, salvo que tú estés de acuerdo.


11.- Y, por cierto, están obligados a entregarte un documento acreditativo del pago de cualquier cuota o servicio. Hay muchos centros que se niegan o ponen trabas inverosímiles, como que para pedir la factura tienes que avisarlo en los primeros 10 días del mes o, si no, pierdes tu derecho a recibirla. Es deber de ambos, proveedor y cliente, de expedir y exigir factura respectivamente.

 
12.- Cuando entres al gimnasio fíjate si tienen carteles informativos indicando que tienen hojas de reclamaciones a disposición de los clientes, porque están obligados a ello. No sólo tienen que tenerlas, también deben informar de ello de forma clara y visible a los usuarios.

 
13.- Otra información que también debe estar a la vista es la del derecho de admisión. Para poder ejercer ese derecho es necesario comunicarlo, indicando claramente los criterios por los que no se permitirá la entrada en el establecimiento. En cualquier caso, esos criterios deben ser razonables, razonados y justos, no aceptándose ninguna exclusión de carácter discriminatorio. Si estas normas que regulan el derecho de admisión en el gimnasio no están documentadas y expuestas, no se pueden ejercer.

 
chica boxeando14.- También deben estar expuestas las normas de uso del gimnasio (uso de toallas en la sala, no entrar con calzado de calle, etc.), no sólo en la entrada, también en otras zonas a las que accedan los socios, para que puedan verlas... y respetarlas.

 
15.- Una vez que comiences a utilizar sus servicios, exige que se cumplan los horarios y días de apertura previstos, así como cualquier otra circunstancia recogida en el contrato.

 
16.- El monitor de sala debe estar allí para que le consultes cuando tengas dudas sobre un ejercicio o el uso de una máquina. Si no hay nadie disponible, reclámalo a la dirección del establecimiento. No están obligados a tener monitores con titulación, pero sí a que estén y atiendan a los socios.

 
17.- Si tienes una enfermedad o problema físico, debes avisarlo antes de comenzar a hacer ejercicio. El gimnasio no puede negarte el servicio, pero sí puede pedirte un justificante médico donde se indique que puedes hacer ejercicio (de qué tipo, en qué circunstancias y en qué medida), así como una declaración en la que digas que estás informado de los posibles riesgos de entrenar. En este caso, tú podrás exigir que te supervise una persona con la formación suficiente.


chico haciendo musculación18.- Los gimnasios deben tener un seguro obligatorio de responsabilidad civil , aunque sería conveniente que tuviesen algún seguro médico contratado que cubriese los daños y lesiones que se pudiesen sufrir utilizando sus instalaciones

 
19.- Si te roban tus pertenencias de la taquilla, no aceptes que el gimnasio se desentienda del incidente. Aunque muchos establecimientos (supermercados, aparcamientos, etc.) ponen carteles donde dicen que no se hacen responsables de las pertenencias de los clientes, no tienen razón. El Código Civil indica claramente que cuando se deja un vehículo en un parking o se dejan pertenencias en una taquilla, se establece un contrato de depósito, por el que se hacen responsables de esos bienes; con la única salvedad de que haya habido negligencia por parte del cliente.


20.- Y un consejo personal: aunque resulte más caro, muchas veces es más rentable pagar las cuotas de forma mensual. En muchos gimnasios si tienes que dejar de ir por el motivo que sea (enfermedad, traslado, maternidad, etc.) no te devuelven cantidad alguna. Por no hablar de los centros que cierran de un día para otro sin dar más explicaciones, o los que cambian sus condiciones de forma súbita y que dejan de interesarte.


Y ahora... ¿vas preparando la bolsa de deporte para el gym?




Post relacionados:

18 Consejos Antes de Apuntarte a un Gimnasio (I)








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?