miércoles, 1 de marzo de 2017

28 Tips para Alquilar un Piso de Forma Segura


¿Estás pensando en alquilar un piso? Si la respuesta es sí, cuidado, porque es una decisión importante, por lo que te conviene tener antes toda la información posible.


Y es que alquilar se ha convertido, al menos en las grandes ciudades, en una misión casi imposible. La demanda es mucha y la oferta poca... y miedosa. Por una parte cada vez más personas deciden alquilar en lugar de comprar la vivienda, en muchos casos por necesidad y en otros porque lo consideran una opción más interesante y cómoda. Y por la otra, los propietarios tienen miedo de poner sus pisos en alquiler por los posibles impagos y destrozos. Incluso aunque ahora hay empresas que gestionan los alquileres de forma segura para el arrendador, muchos todavía no se atreven.


Esta situación ha convertido la búsqueda de un alquiler en una tarea titánica, que cada vez se parece más a un durísimo proceso de selección de personal. Las viviendas aparecen anunciadas ahora y dentro de 2 horas están alquiladas, no se sabe muy bien cómo, lo que crea una sensación de estar participando en una competición realmente insana. Los propietarios o las aseguradoras piden tanta documentación para hacer un estudio de viabilidad del alquiler que el proceso el idéntico al de pedir un crédito al banco... o vender el alma al diablo. Se piden avales o depósitos por el importe de varios meses de alquiler...


Esto ha generado una sensación de urgencia en el futuro inquilino que, con tal de encontrar una vivienda, acepta cualquier condición que se le imponga, con las consecuencias que ello conlleva.  


Por eso quiero darte algunas claves para alquilar un piso con seguridad, así que sigue leyendo, futuro arrendatario...


28 tips para alquilar un piso de forma segura


1.- Tómate tu tiempo a la hora de buscar un alquiler. En tu caso la prisa es tu peor enemigo, porque no te fijarás en los detalles importantes con tal de tener las llaves de tu nueva casa. Ya sé que esto es difícil a veces, pero te evitará muchos problemas a largo plazo. 


2.- Analiza qué zonas te interesan para alquilar tu casa, teniendo en cuenta tus necesidades: transporte, distancia del trabajo, tranquilidad, servicios, amigable para niños, zonas verdes para mascotas, etc. No sólo importa la casa, también la zona.


3.- Investiga en las páginas de alquiler de viviendas el precio medio de la zona que te interesa y las condiciones que se suelen ofrecer y requerir. 


4.- Decide si te interesa más buscar alquiler a través de una agencia o hacerlo tú mismo. La agencia te ofrecerá ventajas como la rapidez, una base de datos amplia, el asesoramiento o la personalización de la búsqueda; aunque en ciertos casos te puedes encontrar con falta de profesionalidad o de honradez, que te pueden poner las cosas muy difíciles. Si la búsqueda la haces tú, te ahorrarás los honorarios de la agencia, irás a tu ritmo y te sentirás más libre a la hora de buscar; pero te llevará más tiempo y es más fácil que te puedan engañar. 


5.- Ten presente los gastos que te conllevará alquilar una vivienda:


  • 1 ó 2 meses de fianza.
  • El mes en curso del alquiler.
  • Aval bancario o depósito por el importe de varios meses de alquiler (suele oscilar entre 4 y 12, según el caso).
  • Aval personal de un tercero (en caso de que no haya solvencia suficiente).
  • Mudanza.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP)
  • Alta en los suministros (si es vivienda nueva el coste será considerable).
  • Seguros (en algunos casos te exigirán un seguro completo de la vivienda). 
  • Otros gastos (te pueden exigir que te hagas cargo del IBI, de los gastos de Comunidad, etc.).
  • Honorarios de la agencia (si la has contratado).


6.- Si te hacen un estudio de viabilidad, cuenta con que el alquiler no podrá superar un 30% de los ingresos netos que tengas.


7.- Cuando visites la vivienda hazlo tanto de día como de noche, así comprobarás la luz, el ruido, el movimiento de vecinos y otras condiciones importantes. 


8.- Fíjate en el estado general de la casa y en lo que pueda faltar. Especialmente valora las condiciones de la cocina y el baño.


9.- Si un piso te gusta, antes de contratar comprueba que el propietario es realmente quien dice serlo. Para ello sólo tienes que pedir una nota simple de la vivienda.


10.- Antes de que llegue el día de la firma, pide que te envíen un modelo de contrato para poder leerlo cuidadosamente y  añadir o eliminar las cláusulas que consideres. No tienes porqué aceptar condiciones abusivas de ningún tipo.


Firma de contrato


11.- Si tienes dudas acerca del contrato o las condiciones, es mejor que consultes con un abogado. El dinero que pagues por la consulta compensará con creces los posibles problemas. 


12.- Averigua qué gastos correrán de tu cuenta antes de firmar. En algunos casos el propietario te pedirá que pagues el IBI y otros impuestos, los gastos de Comunidad, el seguro de la vivienda, los suministros, las obras de reparación o mejora... decide si el precio del piso compensa esos gastos extras o no.


13.- Si hay algo que no te gusta, procura negociarlo con el propietario antes de firmar. Por ejemplo, si el piso necesita mejoras, podrás conseguir una rebaja a cambio de que te hagas responsable de esas obras.


14.- Haz un inventario de la vivienda junto con el arrendador, lo recomendable es hacerlo juntos y que aparezca en el contrato. También te aconsejo que hagas fotos de la casa antes de entrar a vivir en ella y cuando la entregues.  


Apartamento


15.- Averigua qué cambios o mejoras puedes hacer con y sin permiso del propietario. En todo caso, si tú o alguno de los familiares que viva contigo es discapacitado, podrás hacer las obras necesarias, con el único requisito de comunicarlo al arrendador. 


16.- Pide al propietario algunos días de carencia para hacer la mudanza, así podrás comenzar el alquiler real ya instalado.


17.- Exige que todo lo pactado quede reflejado por escrito. Las palabras se las lleva el viento y no son muy útiles si es necesario llegar a los tribunales.  


18.- Exige firmar el contrato siempre en persona, eso siempre te aportará más seguridad.


19.- Te aconsejo que, aunque las cantidades que tengas que entregar no superen el máximo permitido para operaciones en efectivo, hagas siempre transferencias bancarias. De hecho, lo ideal es que hagas una transferencia por cada concepto: una para el mes en curso, otra para la fianza y otra para el depósito (si es que te lo exigen).


20.- Recuerda que el propietario debe depositar la fianza en el organismo correspondiente de la Comunidad Autónoma en la que esté ubicada la vivienda. Es obligatorio para el arrendador e imprescindible para ti, si es que quieres recuperar la fianza y poder desgravarte el alquiler. Pídele un justificante del depósito de la fianza, para quedarte tranquilo. 


21.- No es muy conocido, pero el inquilino debe de pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales por el derecho que adquiere con el alquiler. Precisamente porque es desconocido, no se suele pagar y la Agencia Tributaria suele hacer la vista gorda con ello. Pero ya sabes eso de que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento... Eso sí, están exentos los inquilinos que son empresas o los que destinan la vivienda a uso profesional.  


22.- La duración del contrato será la que pacten las partes. Si es menor de 3 años, cuando finalice el plazo sin que ninguna de las partes se haya pronunciado en contra, se prorrogará por plazos de 1 año hasta que se llegue a los 3 años como mínimo. El arrendatario puede comunicar que no desea renovarlo con una antelación de al menos 30 días. 


Alquiler


23.- Puedes desistir del contrato cuando hayan pasado al menos 6 meses desde la firma, siempre que se lo comuniques al propietario con al menos 30 días de antelación. Lo habitual es que tengas que indemnizarle con un mes de alquiler por cada año que falte por cumplir del contrato.


24.- Aunque el arrendador suele tener un seguro de vivienda que cubre los desperfectos del continente (la casa en sí), te conviene contratar un seguro para inquilinos que cubre el contenido, es decir, tus cosas. 


25.- Si durante el período de alquiler la vivienda cambia de propietario, el nuevo tendrá que mantenerte las condiciones hasta su finalización.


26.- Si el propietario demuestra que necesita la vivienda para su uso, no habrá prórroga obligatoria, siempre que haya pasado el primer año de contrato y se avise con 2 meses de antelación como mínimo.


27.- El arrendador no puede entrar en la casa sin permiso, aunque tú debes facilitarle la entrada si hay que hacer reparaciones o revisiones. Mi consejo es que cambies la cerradura al entrar, por seguridad.


28.- En caso de que haya desperfectos ocasionados por tu culpa, tendrás que arreglarlos tú. En caso de que sean por desgaste o por otros motivos ajenos a ti, deberá ser el arrendador el que corra con ellos; salvo que lo hayáis pactado de otra forma, claro.  


Y ahora, espero que puedas disfrutar de tu home sweet home...

 


Información de interés:

Ley de Arrendamientos Urbanos


Post relacionados:

Tú También Puedes Añadir Cláusulas a los Contratos 
Contratos: Leer Dos Veces y Firmar Una 
Tips para Alquilar una Casa de Vacaciones 
Cómo Elegir Inmobiliaria y Acertar de Pleno


La primera vez que apareció el post 28 Tips para Alquilar un Piso de Forma Segura fue en el blog de Todos Somos Clientes


Licencia de Creative Commons
28 tips para alquilar un piso de forma segura by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?