miércoles, 17 de agosto de 2016

Cómo Evitar el Fraude con tus Tarjetas de Crédito

El fraude con tarjetas de crédito, por desgracia, es una tendencia al alza. Este tipo de delitos se comete en su mayoría en Internet, seguido de cerca por los que llevan a cabo con los TPVs (Terminales Punto de Venta) y, por último, los que ocurren en los cajeros. 


Y es algo que sólo se puede combatir de dos maneras: no utilizando tarjetas de crédito o débito... o tomando las debidas precauciones.


A continuación encontrarás algunos consejos de seguridad para evitar que tus tarjetas y tu dinero caigan en malas manos. 

 
Cómo evitar el fraude con tus tarjetas de crédito


En general


  • Ten más de una tarjeta si te es posible, con más razón si te vas de viaje. Y procura llevarlas en lugares diferentes, así podrás seguir disponiendo de dinero en caso de que pierdas o te roben la otra.
 
  • Mantén siempre las tarjetas localizadas. Si en algún momento tienes dudas de su paradero, denuncia su extravío.

  • Si no las usas con regularidad, procura guardarlas en un lugar seguro, especialmente si en tu casa y oficina suelen entrar personas que no son de absoluta confianza. Si tienes caja fuerte o algún lugar seguro donde guardarlas, utilízala.

  • Elige una entidad que te envíe alertas cada vez que se haga uso de tu tarjeta, así sabrás si hay algún cargo que no has hecho tú. Lo de ojos que no ven no es bueno, menos aún si se trata de dinero. Y si te permiten poder activar y desactivar la tarjeta vía móvil, mucho mejor.

  • Pide que, en lugar de enviarte las tarjetas nuevas a casa, te las remitan a tu banco para ir a retirarlas en persona. Evitarás que alguien se haga con ellas en tu buzón.

  • No permitas que haya ningún límite de compra con el que no haga falta PIN en tus tarjetas contactless, puedes pedir a la entidad emisora que te lo cambie para que siempre tengas que introducir tu clave. Normalmente el límite suele estar en 20 €, que puede parecer poco, pero imagina si hacen varias compras de 20 € antes de que te des cuenta de que ocurre algo extraño con tu tarjeta. 


El PIN


  • No le desveles el número PIN a nadie.

    Importante: no apuntar el PIN de la tarjeta en papel
  • No escribas el PIN en ningún sitio, mucho menos aún en la propia tarjeta. Si tienes mala memoria, puedes utilizar algún truco para recordarlo.

  • Elige un código PIN que no sea fácilmente identificable. Huye de los tradicionales 1234, de los 4 dígitos iguales, de fechas importantes, de matrículas, etc.  

  • Cambia la clave periódicamente o cuando pienses que puede estar comprometida de algún modo. 

  • Ten diferentes claves para cada tarjeta y para acceder a diferentes servicios o plataformas.

  • Tapa el teclado al introducir el PIN, tanto en cajeros como en los TPV de los establecimientos. Incluso aunque sea en una tienda de confianza, nunca sabes quién estará mirando con malas intenciones.


En Internet


  • Ten el sistema operativo, el navegador, el antivirus y el firewall de tus equipos actualizados.

  • No utilices WiFis públicas para hacer tus compras con tarjeta, incluso aunque su nombre te parezca fiable.

  • Verfica que la página en la que vayas a utilizar tu tarjeta es segura. Comprueba que la dirección comienza por https:// y su certificado.

    Tarjetas de crédito
  • Desconfía de páginas en las que  los artículos tienen precios muy bajos o en los que no aparece una persona física o jurídica responsable en el Aviso Legal o en la Política de Privacidad del sitio.

  • No te fíes de las pruebas gratuitas de productos o servicios para las que te piden tu número de tarjeta, por si acaso luego accedes a comprar o a la versión del pago.  

  • Si entras en una página conocida, tanto de tu banco como de una tienda on-line en la que suelas comprar y de repente su aspecto cambia, cerciórate de que se trata del sitio web genuino. Puedes contactar con los responsables habituales para que te informen acerca de si han realizado alguna actualización o cambio de diseño o de si realmente hay algún ciberdelincuente que quiere timarte.

  • Procura salir de forma segura de cualquier aplicación o sitio web, utilizando la salida oficial, no cerrando la pestaña tal cual. Esto es importante siempre, mucho más si se trata de sitios relacionados con tu dinero.

  • Cerciórate de que has finalizado la sesión antes de abandonar tu dispositivo, especialmente si hay otras personas a tu alrededor.  

  • Utiliza todos los sistemas de seguridad extra que puedan proporcionarte las entidades emisoras de las tarjetas.


En la tienda


    Tarjeta
  • No pierdas de vista nunca tu tarjeta. Si el dependiente no tiene el TPV a mano y debe ir a otra zona, pide ir con él. Si se niega, vete sin realizar la compra. Lo ideal es que seas tú quien introduzca y saque la tarjeta del terminal, el dependiente sólo debe introducir el importe y los datos que necesite para identificarse.

  • Desconfía si el dependiente toma tu tarjeta y con ella en la mano se agacha para recoger algo del suelo o buscar algo en el mostrador, de tal forma que pierdas de vista tu tarjeta. Clonar una tarjeta lleva apenas unos segundos y los delincuentes son muy rápidos
 
  • Comprueba que el TPV no tiene adosado ningún dispositivo extraño. Si lo tiene, no hagas la compra. 

  • No permitas que pasen tu tarjeta por dispositivos que no reconoces como un TPV habitual.


En el cajero


  • Utiliza cajeros conocidos y que estén situados en zonas transitadas y bien iluminadas. 

  • Mira a tu alrededor antes de acceder al cajero, tanto exterior como interior. Si ves algo raro, es mejor que busques otro. 

  • Emplea el cristal del cajero o los pequeños espejos que suele haber en ellos para ver si hay alguien con actitud sospechosa reflejado en ellos.

  • No permitas que se te acerque nadie mientras estás operando en el cajero, especialmente si quieren ayudarte a algo.  

  • Saca la cartera sólo cuando vayas a acceder al cajero, no la lleves en la mano alegremente ni antes ni después, porque puede haber algún delincuente que aproveche para quitártela y salir corriendo.

  • Ten preparada la tarjeta antes de llegar al cajero, aunque no la lleves en la mano. Puedes llevarla en el bolsillo o en algún compartimento de fácil acceso de tu bolso. 

    Cajero automático
  • Fíjate en el exterior del cajero y si detectas algo fuera de lo habitual, abandónalo sin usarlo. Comprueba si no hay dispositivos adosados que no tendrían que estar allí, si en la ranura de inserción de la tarjeta hay algo extraño o si hay algún panel sobre el teclado que no debería estar allí.  

  • No emplees tu tarjeta para acceder a los cajeros interiores, porque colocar un dispositivo para clonarla en esa zona es de lo más sencillos. 

  • No hagas caso de los avisos que haya en adhesivos o carteles pegados al cajero, especialmente los que te pidan hacer cosas poco habituales. Sigue únicamente las instrucciones que aparezcan en la pantalla. Y, ante la duda, llama a la entidad emisora de la tarjeta o busca otro cajero. 

  • Si hay algo extraño en la operativa habitual, desconfía. Especialmente si te pide que introduzcas el PIN más veces de lo normal o en momentos que nunca te lo había requerido.  

  • Comprueba que no te olvidas ni la tarjeta, ni el dinero ni el recibo antes de abandonar el cajero.

  • Cerciórate de que has terminado la sesión completamente antes de irte. 

  • Si el cajero se traga la tarjeta, no te apartes de él y llama a la entidad emisora de la tarjeta para comunicarlo. Si te ha retenido la tarjeta sin motivo, podrás pedir que te la bloqueen inmediatamente. Los delincuentes colocan un artefacto sencillo para retener la tarjeta en la ranura y, si te vas y no bloqueas la tarjeta, la sacarán y la utilizarán para retirar dinero. Normalmente cuando utilizan este dispositivo suelen averiguar previamente el PIN con un compinche que lo vea mientras lo marcas o con una cámara disimulada sobre el teclado. 

  • Si vas a retirar mucho dinero, hazlo acompañado y procura no caminar mucho tiempo con por la calle con él encima. Y procura mirar si alguien tiene algún comportamiento sospechoso y está siguiéndote. Suena un poco paranoico, pero es mejor que caer en manos de un atracador. Si además de mirar si te siguen oyes voces... entonces sí deberías preocuparte.


Algunas otras medidas


  • Guarda los recibos y tickets de compra para cotejarlos luego con los movimientos de tus tarjetas. Guarda también los que sean de compras on-line.  

  • Revisa tus movimientos bancarios con frecuencia, incluidos los de tus tarjetas, así te darás cuenta enseguida si hay algo extraño. 

    Cancelación
  • Ante cualquier incidencia o sospecha, bloquea tu tarjeta. Es mejor pecar de prudente que luego lamentar.

  • Ten a mano los teléfonos de las entidades emisoras de las tarjetas, para que puedas recurrir a ellos con la mayor rapidez. Ten en cuenta que ellos se harán responsables del uso fraudulento de tu tarjeta a partir de que les comuniques el robo o la pérdida. 

  • Destruye todos los documentos en los que aparezcan tus datos, especialmente los relativos a tarjetas y cuentas bancarias que no tengas que conservar. Ni te imaginas cuántos delincuentes se introducen en los contenedores para reciclar papel y van escogiendo tranquilamente lo que pueden utilizar para sus fechorías: extractos bancarios, recibos, cartas del banco, comunicaciones con el PIN... 


Nadie está libre de ser víctima de un fraude, pero al menos es importante ponerle a los delincuentes las cosas tan difíciles como sea posible. 


 
 
Post relacionados:

Tarjetas de Crédito: Recomendaciones de Uso y Disfrute
Consejos para una Conexión Segura a una WiFi Pública
Internet: Navegar, Nadar y Guardar la Ropa 
Compra On-Line Responsable: Seguridad 


La primera vez que apareció el artículo Cómo Evitar el Fraude con Tus Tarjetas de Crédito fue en el blog de Todos Somos Clientes


Licencia de Creative Commons
Cómo evitar el fraude con tus tarjetas de créditos by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Guardar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?